¿A dónde van los muertos según la biblia?

4.4
(5)

Son muchas las interrogantes que una persona puede formularse sobre su existencia, entre las cuales destaca el fin de la misma, es decir, la muerte, tema trascendental que suele generar muchas dudas entre los seres humanos.

Y no en vano, ya que son diversas las teorías que se platean respecto a la continuidad de la vida después de muertos, bien sea en una forma de espíritu, o bien en reencarnando en otro cuerpo o ente. Sin embargo, en lo que a estas líneas respecta, nos circunscribiremos a lo que indica la Biblia.

¿Qué le sucede a una persona al morir?

¿Qué le sucede a una persona al morir?

Efectivamente como se conoce universalmente, el término muerte significa el cese de los signos vitales, es decir, que cuando una persona muere su cuerpo deja de latir, de sentir y demás percepciones, por lo que solamente es una materia que poco a poco se ira desintegrando.

Cumpliéndose así, lo que narra las escrituras en el versículo 19, capítulo 3 del Génesis (Antiguo Testamento) “Pues polvo eres, y al polvo volverás”. En el sentido de que el cuerpo, una vez muerto, se convierte en nada, como parte del proceso de descomposición (habida consideración de aquellos que son embalsamados).

¿Por qué las personas mueren?

¿Por qué las personas mueren?

Desde una perspectiva científica, la muerte viene a determinarse como el fin del ciclo de una vida, es decir, es parte del mismo proceso evolutivo, es una consecuencia natural e intrínseca de todo ser humano.

Sin embargo, desde la perspectiva religiosa, y en especial conforme lo dictamina la propia Biblia, los humanos fuimos condenados a la muerte como consecuencia de la desobediencia de Adán y Eva al comer del árbol de la vida. Y así lo narra versículo 16 y 17 del capítulo 9, del Génesis:

“De todo árbol del jardín puedes comer hasta quedar satisfecho. Pero en cuanto al árbol del conocimiento de lo bueno y de lo malo, no debes comer de él, porque en el día que comas de él, positivamente morirás”

A dónde van los muertos según la biblia cristiana.

A dónde van los muertos según la biblia cristiana.

Mucho se ha discutido sobre la existencia de un ente no material aparte del cuerpo, algunos lo determinan como alma, mientras que otros lo señalan como el espíritu, indicando que se trata de una existencia diferente al material corpóreo.

Lo cierto es que tal premisa científica, es avalada en cierto modo por la Biblia, donde se indica que el espíritu se reencontrara con Dios y permanecerá inmóvil hasta el día de la resurrección final.

Así se observa en versículo 7, capítulo 12, del Levítico “Y el polvo vuelva a la tierra, como era, y el espíritu vuelva a Dios que lo dio”. Tales palabras hacen mención a que el cuerpo se destruye en un proceso natural, y forma parte del mundo terrenal.

Mientras que el espíritu, que en sí conformo la vida, vuelva a regresar junto a Dios, quien es el dador de todo bien y el creador del mundo, por lo que después de la muerte, el alma reposar junto a su único dueño el Salvador.

¿Qué enseñó Jesús sobre la muerte?

¿Qué enseño Jesús sobre la muerte?

Conforme al señalamiento anterior, es de apreciar en el pasaje de la Biblia que relata la muerte de Lázaro y su resurrección (se puede leer en el Evangelio de Juan, capitulo 11, versículo del 11 al 14), Dios señala la muerte como un sueño profundo.

Ciertamente Jesús, no predicaba que los muertos estaban en un paraíso o bien en el infierno, menos que estos se convertían en otro cuerpo o bien en un animal, de acuerdo a la Biblia cristiana, los muertos permanecen en un estado inmóvil sin pensar y sin sentir, hasta el día del Juicio final y la respectiva resurrección.

Como cristianos ¿debemos temerle a muerte?

Como cristianos ¿debemos temerle a muerte?

En lo absoluto, como cristianos se debe de confiar en la palabra de Jesús, que indico que luego de la muerte sería el reencuentro con él y con el Padre, en un espacio donde no habría dolor ni desesperanza.

De esto, se puede observar varios pasajes de la biblia, entre los evangelios y el propio apocalipsis que disipan los temores sobre la muerte, y además invitan al creyente a verlo con el fin de una etapa, más no como el cierre de un ciclo, ya que el Espíritu siempre morará junto a su Creador Divino.

 

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating 4.4 / 5. Vote count: 5

No votes so far! Be the first to rate this post.

Deja un comentario