Milagros de la eucaristía

La práctica de la eucaristía como es una celebración de la muerte y resurrección de Jesús se conoce que su espíritu santo es manifestado en esos momentos de amor de sus feligreses hacía el, existen muchos milagros registrados durante esta ceremonia que nos ponen en manifiesto el inmenso valor de la eucaristía.

Los milagros de la eucaristía se remontan desde el siglo VIII, con esto empezamos a enumerar el milagro del sacerdote Lanciano que en Italia estaba empezando a dudar sobre la existencia de Jesús durante la ceremonia de la eucaristía, se dice que cuando el sacerdote pronunciaba las palabras “este es mi pan y este es mi cuerpo” el pan se convirtió en carne humana y la sangre se coagulo en 5 glóbulos rojos. Esta carne y esta sangre  ya mencionada se conservan todavía en la iglesia san Francisco de Laciano en Italia.

El Duomo y el Milagro de Bolsena

El corporal de Bolsena

Resumen del Milagro de Bolsena

Este corporal se encuentra siendo venerado en la catedral de orvieto ya que un sacerdote oficiando la santa misa estaba poniendo en duda su práctica y fe sacerdotal, durante la ceremonia la hostia se llenó de sangre y también empapo el corporal que es un paño litúrgico. Este milagro o señal ocurrió en el siglo XIII.

Historia de el Milagro de Bolsena de 1263

Milagro de Bolsena

Como suele narrarse, el Duomo de Orvieto se construyó para celebrar un acontecimiento fundamental para el mundo cristiano: el Milagro de Bolsena de 1263 . Como narrado por una representación sagrada que data de la primera mitad del siglo XIV y la posterior tradición popular, un sacerdote bohemio, atormentado por la duda de si la hostia consagrada era el cuerpo y la sangre de Cristo, peregrinó a Roma en 1263 para fortalecer su fe En su camino de regreso se detuvo en Bolsena para celebrar la misa en el altar de la Basílica de Santa Cristina; en el momento de la consagración vio que el anfitrión roto derramaba algunos alambiques de sangre que manchaban al cabo, un lienzo usado durante las funciones.

Una vez que el Papa Urbano IV , que había estado residiendo en Orvieto desde 1262, se enteró del milagro,envió al obispo de la ciudad a Bolsena para que este llevara la reliquia representada por el lienzo sagrado a la iglesia de Santa María ; el propio Pontífice esperó junto al puente del Río Chiaro para que llegara la reliquia y una solemne procesión lo acompañó hasta su destino final. Los Orvietani pensaron que la catedral existente parecía demasiado modesta para albergar una reliquia tan preciosa, por lo que decidieron construir un nuevo edificio religioso, espléndido y lo suficientemente espléndido como para coincidir con un gran milagro.

Además de esta tradición, es un hecho comprobado que la antigua Iglesia de Santa María Prisca estaba en tan malas condiciones que las ceremonias más importantes debían celebrarse en otros lugares de culto; también, el Papa Urban IV había emitido la Bula Papal «Transiturus de hoc mundo» el 11 de agosto de 1264 que estableció y extendió la festividad del Corpus Domini a todo el mundo católico, con el propósito subyacente de crear un frente contra una multitud de herejías. Orvieto estaba experimentando un floreciente desarrollo civil y económico en la época, junto con una gran fiebre religiosa, a la que el Milagro de Bolsena y el Toro Transiturus ciertamente habían contribuido.

Por lo tanto, había una necesidad general de una nueva catedral, yFrancesco Monaldeschi , que se desempeñó como obispo de Orvieto entre 1279 y 1295, asumió esta responsabilidad: cumpliendo un deseo general, pensó en la construcción de un imponente y hermoso edificio , que requería la demolición de la iglesia de Santa María y la iglesia parroquial de Saint Constant.

En cualquier caso, incluso si la leyenda es más que la historia real, el vínculo tradicional entre el Duomo y el Milagro de Bolsena siempre ha estado vivo en la devoción de los lugareños ; historiadores y eruditos, como Luigi Fumi, solo para nombrar uno, también lo han sabido.

Finalmente, el Papa Juan Pablo II, en la homilía pronunciada en el Duomo de Orvieto el 17 de junio de 1990, durante las celebraciones del Corpus Domini, trató de aclarar este asunto, declarando: «aunque la construcción [del Duomo] no está directamente conectada con el solemnidad del Corpus Domini, establecido por el Papa Urban IV en 1264 con el Transiturus Toro, ni al milagro que tuvo lugar en Bolsena el año anterior, sin duda el Misterio Eucarístico es aquí evocado poderosamente por el Cabo de Bolsena, para el cual la capilla que lo consagra ahora fue construida deliberadamente «.

Las Hostias de siena

Las Hostias de siena

Durante una celebración en siena en el siglo XVIII, unos ladrones robaron una copa llena de hostias para la ceremonia, pasado el tiempo dieron por perdidas tanto la copa como las hostias hasta que un día las hostias fueron encontradas en otra iglesia en siena en un baúl, siendo así que estaban llenas de polvo los sacerdotes la limpiaron y las llevaron a su iglesia en San Francisco en una nueva copa, todos pensaron que las hostias se perderían y que ya no podían ser consumidas porque estaban sucias, pero el milagro ocurre en que mientras más pasa el tiempo las hostias se ven más frescas y hasta el día de hoy se pueden ver en su iglesia excelentemente conservada.

Conocer todos estos milagros ayuda a los feligreses a tener fe en la santa ceremonia de la eucaristía teniendo certeza de que Jesús está presente en su propia celebración y se alegra de ver a su pueblo comprometido y entregado a él.

En 1330, Walldürn (Alemania), otro sacerdote derramó accidentalmente, durante la consagración, el vino del cáliz, el cual, convertido en Sangre, formó sobre el corporal la imagen de Cristo crucificado. De esta imagen partían, además, varias ramificaciones, con la imagen del rostro de Cristo coronado de espinas. Antes de morir el papa confesó lo sucedido, y al confirmar los hechos el corporal del milagro está siendo conservado y venerado en la basílica menor de san Jorge.

Razones de los milagros

Una de las tantas razones por las cuales se puede decir que ocurren estos milagros es para que absolutamente nadie niegue la presencia de Dios durante la ceremonia, de hecho Dios no tiene permitido bajo ninguna circunstancia que los sacerdotes duden de sus milagros y mucho menos de su presencia en la eucaristía ni en ninguna otra ceremonia de importancia dentro de la iglesia.

¿Por qué suceden los milagros?

Este tipo de milagros suceden para afianzar la fe entre las personas que creen en todos estos actos, ya que muchos fieles incluyendo sacerdotes pasan por momentos de incredulidad y estos actos de manifestación del espíritu los ayuda a mantenerse firmes en la fe y en espíritu.

A parte de que estos milagros ayudan a despertar a os dormidos en la fe, también se encargan de desterrar toda herejía de los no creyentes y falta de humildad existentes en los no cristianos haciéndolos así salir de su error y humillarse delante de Dios.

How useful was this post?

Click on a star to rate it!

Average rating / 5. Vote count:

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here